Saludablemente

12, Enero 2021

Musicoterapia: qué es y cuáles son sus beneficios para la salud

Reducir el estrés, regular los ritmos corporales y estimular el cerebro son algunos de los impactos positivos que la musicoterapia tiene sobre el estado de salud de los seres humanos. Entrevistamos al Musicoterapeuta Nahuel Prado para lograr un primer acercamiento a esta disciplina.

Desde tiempos primitivos la música ha servido a las civilizaciones como un medio de comunicación y de expresión, pero hasta el día de hoy se utiliza, también, con fines terapéuticos. ¿Qué beneficios puede tener la música sobre la salud de las personas? 

Para conocer más sobre esta terapia hablamos con Nahuel Prado, Musicoterepeuta y docente de la Cátedra Musicoterapia en Salud Mental en la Licenciatura en Musicoterapia de la Universidad de Buenos Aires. Nahuel, además, es humorista de radio y T.V. y, como tal, colabora actualmente en Pasaron Cosas por Radio con Vos y en Brotes Verdes por C5N, ambos ciclos conducidos por Alejandro Bercovich.

Nahuel Prado es musicoterapeuta, docente y humorista de radio y televisión.

Nahuel, si tuvieras que elaborar una definición propia para “musicoterapia”, ¿cuál sería?

Me gusta definirla como una disciplina en la que una persona o grupo de personas aborda problemáticas vinculadas a su salud a través de las experiencias musicales con ayuda de un musicoterapeuta. Decimos experiencia musical y no música porque la experiencia es un quehacer reflexivo que implica un producto sonoro musical, un contexto saludable y un proceso terapéutico, es decir que se desarrolla en el tiempo.

En musicoterapia, ¿qué patologías o condiciones se pueden tratar?

Actualmente hay musicoterapeutas trabajando con personas y grupos de personas de todas las edades en todos los niveles de salud: atención primaria, secundaria y terciaria. Hay profesionales atendiendo en salas de internación, consultorios particulares, rehabilitación. 

En la Argentina hay una importante generación de musicoterapeutas que se desempeñan en prevención de la enfermedad y promoción de la salud a partir de un abordaje comunitario. Como la música es un fenómeno universal en el que participan el cuerpo y los dos hemisferios del cerebro, se pueden abordar padecimientos tanto físicos, como mentales y psicomotrices.

¿Qué beneficios tiene esta terapia para las personas?

Su principal beneficio es acceder a aspectos subjetivos que son irreductibles al lenguaje. Mediante la manipulación del sonido, el ritmo, la melodía, la armonía, los sujetos elaboran un producto sonoro musical que es un espejo de su mundo interno. De este modo, se hace un pasaje del sujeto a un objeto sonoro musical que le permite al paciente considerar aspectos suyos y operar sobre ellos de manera más o menos objetivable. Esto es posible porque la forma expresiva guarda una relación de analogía con el universo de las emociones y los sentimientos, son isomórficas (tienen la misma forma). La  tarea del musicoterapeuta es que el paciente pase del producto al discurso, es decir, que pueda gracias a la experiencia musical realizar cambios en su vida que sean provechosos para su salud.

MUSICOTERAPIA: QUÉ ES Y CUÁLES SON SUS BENEFICIOS

¿Es efectiva en personas de cualquier edad?

Sí, tengan o no conocimientos musicales. Con niños es especialmente provechosa porque toda actividad terapéutica con ellos requiere del juego como actividad privilegiada. Y jugar con música no sólo es posible, sino que además es muy divertido.

A grandes rasgos, ¿cómo se desarrolla una sesión de musicoterapia?

En una sesión de musicoterapia se interactúa con la música y con el musicoterapeuta a través de las experiencias musicales. Existen cuatro experiencias musicales: receptivas (escuchar música), recreativas (recrear una música existente), compositivas (crear una nueva música) e improvisada (ejecución espontánea de música). Es posible usar una sola o varias a lo largo de una sesión o un tratamiento, con o sin participación del musicoterapeuta. Se pueden usar instrumentos musicales o usar los instrumentos que todos poseemos, la voz y el cuerpo. Todo ello dependerá de las necesidades y posibilidades de la persona.

¿Cómo llega una persona a la terapia musical? ¿Es derivada o puede ser una decisión propia?

Cualquiera de las dos alternativas es posible según las necesidades y búsquedas del paciente. Me gustaría subrayar el valor de la musicoterapia y las experiencias musicales por su relación de analogía con aspectos del sujeto irreductibles al lenguaje. La famosa bailarina Isadora Duncan decía: “si pudiera decirlo, no lo bailaría”. Del mismo modo podemos pensar que en musicoterapia sostenemos: “si pudiera decirlo, no lo haría sonar”.

Compartilo en: