Tendencias

12, Enero 2021

Damián Kuc: “De la habitación de mi hermana con una notebook a trabajar con editores”.

El joven youtuber se popularizó en poco tiempo por sus “Historias Innecesarias”, los mini
documentales que crea y comparte en su canal. Habló con Vida & Salud sobre su inicio en
este camino que sólo transita en ascenso.

Damián Kuc admite que el fin de la secundaria representó un momento de “crisis total”. No sabía a qué quería dedicarse, ni qué le atraía estudiar. El tiempo, la curiosidad y hasta las “equivocaciones” hicieron que encontrara un camino marcado a fuego en Internet y las redes, en el que se consolidó y donde no para de crecer.

El creador de “Historias Innecesarias”, a sus 26 años, genera contenido que entretiene, por lo menos, a 1.8 millón de personas que lo siguen en YouTube.

Si bien ya era conocido en el circuito del stand up, principalmente en el interior del país, el salto a la masividad al youtuber chaqueño se lo dio el canal de videos, que lo consagró en 2020.

Años antes estudió Comunicación Social y después Criminalística, pero no las terminó.

Fue entonces cuando comenzó a trabajar en el comercio familiar en Resistencia, en donde se crió y vive. “Eso me ayudó a liberarme más, porque siempre fui muy tímido”, confiesa. Por ese motivo fue que la primera en aparecer en cámara en sus videos fue Minerva, su perra, y no él.

El salto a la masividad al youtuber chaqueño se lo dio el canal de videos, que lo consagró en 2020.

“Después me anoté en un curso de stand up, fui por ese camino y cuando vi que empezó a funcionar dije ‘tengo que darle bola a las redes’”, cuenta.

Hasta ese momento, hace unos tres o cuatro años, su plan consistía principalmente en sumar seguidores en Instagram a medida que hacía shows en las provincias.

El “empujón” de Paulina Cocina y la masividad

Como sabe todo creador de contenido, es casi una máxima mantener las redes en movimiento y ofrecer material a los seguidores para fidelizar y sumar nuevos.

En ese plan, Damián inauguró una sección que denominó “Historias Innecesarias”. “El concepto era una cantidad innecesaria de historias de Instagram, para contar una historia innecesaria. Como la del papel higiénico, o del bidet”, cuenta. “El nombre quedó, y hoy en día no tiene nada que ver con todo eso”, se ríe.

A esos videos de unos 15 segundos le sumó monólogos y por supuesto, manteniendo la presencia de Minerva. “En un momento apareció Paulina Cocina y me preguntó por qué no subía mi material a YouTube”, relata.

Después de la insistencia, le hizo caso a la colega. “Fue automático: al toque me di cuenta de que era un contenido mucho más para esa red que para Instagram. Por una cuestión de consumo y tiempos: ahí la gente está dispuesta a quedarse más”.

Las historias se transformaron en mini documentales de una duración mínima de 15 minutos, en los que narra en su mayoría, crímenes terroríficos que dejaron una dura marca en la historia o misterios que paralizaron al país y al mundo. Siempre con un trabajo de archivo y edición que garantizan la fluidez del relato y la permanencia del espectador.

Así, en el canal que lleva su nombre se cuentan videos sobre la masacre de Cromañón, el asesinato de María Marta García Belsunce, el femicidio de Solange Grabenheimer y la historia de los Peaky Blinders, entre muchos.

Desde ese momento, todo fue en ascenso. “Entraba más gente, veía el video hasta el final, lo recomendaba”, cuenta Kuc. “Estaba ganando plata con la compu, mi fantasía desde que conocí Internet en el 2000”, dice aún sorprendido.

Si bien el canal crecía a su ritmo, la llegada de la cuarentena en 2020 marcó un antes y un después. “Publiqué un especial de Robledo Puch, para el 8 o 10 de marzo y llegué a los 100 mil suscriptores”, recuenta. “Después, de repente llegó la pandemia y todo fue estratosférico. Para noviembre ya creo que tenía un millón de suscriptores”, expresa.

A Damián se lo percibe alegre, enérgico y principalmente agradecido por dedicarse a tareas que lo apasionan.

“Es re loco para mí haber empezado en la ex habitación de mi hermana con una notebook y ahora trabajar con editores, guionistas, como una Pymes, no tiene sentido”, remarca.

Más que historias innecesarias

Hoy reconoce que, más allá de no haberse imaginado hacia dónde viraría su destino profesional, siempre sintió una atracción hacia lo relacionado con el entretenimiento masivo, como la televisión.

“De chico miraba mucha televisión nacional. Me llamaban la atención programas como Pura Química o CQC (Caiga Quien Caiga), no entendía nada del humor político, pero miraba los efectos, lo que hacían y me parecía increíble”, dice.

Con el tiempo comenzó a seguir el trabajo de humoristas por Internet como El Bananero y Marito Baracus, y luego amplió el abanico con youtubers como Paulina Cocina, Navaja Crimen, Ramita y Rada. “Me demostraban que había forma de hacerlo, solo tenía que encontrar la mía”, resume.

En su canal también pueden encontrarse “Historias Innecesarias Express” sobre temas variados y de menor duración, y también la sección “Hobbies Innecesarios”.

“Había llegado a los 100 mil seguidores. Después llegó la pandemia y todo fue estratosférico. Para noviembre ya creo que tenía un millón de suscriptores”.

Sin embargo, la versatilidad de Damián no termina en los videos. En agosto del año pasado se estrenó “Basta Chicos: la vida de Ricardo Fort”, un podcast en el que debutó convocado por Revista Anfibia para trabajar con ellos y relatar la vida del excéntrico millonario. “Siempre había querido hacer algo sobre él. Y me pareció un terreno para explorar el podcast. Fue un laburazo hermoso de unos 8 meses”, expresa.

La experiencia además, le abrió las puertas de una plataforma a la que no descarta regresar para futuros desafíos.

Compartilo en: